Rocío Monasterio:»Van a por la institución monárquica, no a por el rey»

ENTREVISTA A ROCIO MONASTERIO, LA “DAMA DE HIERRO” DE LA POLÍTICA ESPAÑOLA

 

“No están atacando al rey emérito don Juan Carlos, sino a la institución monárquica”

 

“El covid-19 ha demostrado la vulnerabilidad de nuestras sociedades”

 

“Viendo como el gobierno de Sánchez ha gestionado la pandemia, yo no tengo ninguna esperanza de que ahora vaya a ser capaz de liderar una salida de la crisis social y económica que nos espera”

 

“El problema  en América Latina reside en que determinadas elites intelectuales y políticas, que dicen defender la libertad y la democracia, se acomodan en sus casas y no hacen nada en esta batalla cultural contra el socialismo del sigo XXI, pensando que  su país no va a llegar a ser lo que hoy tenemos en Cuba o Venezuela”

 

“Esta crisis ha puesto de manifiesto las carencias del proyecto europeo y que al final han primado más los intereses nacionales de cada país que el ansia de un proyecto colectivo”

 

Por Ricardo Angoso

 

La hispanocubana Rocío Monasterio San Martín es, a sus 46 años, una de las voces más rotundas, nítidas y contundentes en la política española, bien denunciando la negligente política desarrollada por el gobierno presidido por Pedro Sánchez durante la gestión de la crisis derivada de la pandemia o defendiendo la unidad de España frente a sus enemigos políticos. Actualmente, Monasterio es la presidenta de Vox en la Comunidad de Madrid y su portavoz en la misma tras haber dejado tras de sí una exitosa carrera profesional como empresaria y arquitecta pese a su juventud.

 

Ricardo Angoso: ¿Cómo valoras o analizas la salida del rey emérito de España?

Rocío Monasterio: No es un ataque al rey emérito, sino a la institución y no hay más que ver como lo ha celebrado la izquierda, cuyo verdadero objetivo, y nunca lo ha escondido, es acabar con la monarquía e instalar una república en España y este camino, en mi opinión, es un absoluto error. Luego creo que muy poca gente ha querido recordar en estos días los importantes esfuerzos y trabajos desarrollados para España por el rey emérito, no solamente atrayendo para España empresas e inversiones y también haciendo un gran trabajo como embajador para que nuestros representantes, incluidos presidentes de gobierno, fueran recibidos en lugares difíciles. Entonces, personalmente, quiero recordar la gran labor realizada por el rey emérito y los importantes servicios que prestó a España en todo momento. Me da lástima que se haya tenido que ir por el ataque de muchos procedentes de la izquierda y de otros, incluso algunos de su corte, que ahora permanecen callados ante este hecho.

 

R.A.:¿Piensas que va a haber un antes y un después de esta crisis provocada por la pandemia del covid-19?

R.M.: Pienso que sí, aparte que la misma ha demostrado lo vulnerables que somos y hemos contemplado que, a pesar de los avances científicos y tecnológicos, un virus que considerábamos lejano, casi ajeno a nuestras vidas, que pensamos que a España ni siquiera iba a llegar, nos reflejó la vulnerabilidad en la que vivimos. También hemos contemplado que no estábamos en condiciones de recibir el impacto a pesar de que ya habíamos visto el efecto del virus en otros países y creo, a este respecto, tenemos que analizar por qué hemos gestionado en España tan mal esta crisis. Para mí, este gobierno ha actuado de una forma criminal y el gobierno Sánchez, junto otros gobiernos de algunas comunidades autónomas, han  tenido una gestión pésima frente a la crisis, al no haberse anticipado con medidas eficaces frente a la misma, provocando la muerte de miles de españoles a causa de esta gestión negligente.  Las autoridades españolas tuvieron la experiencia de otros países que ya la estaban padeciendo y no fueron capaces de tomar las medidas adecuadas en el momento preciso.

 

LA GRAVE CRISIS SOCIAL Y ECONÓMICA QUE VENDRÁ TRAS LA PANDEMIA

R.A.:¿Qué medidas se deberían de tomar ante la magnitud de la crisis social y económica que provocará esta pandemia?

R.M.: Creo que lo primero que habría que hacer es dar una inyección de liquidez a las empresas para salvar el empleo y el Estado debe de trabajar en esa dirección, salvando los empleos de millones de españoles e incentivando la creación de empresas que los creen. Yo creo que los empresarios, aun no ganando, están dispuestos, en un ejercicio de patriotismo, a salvar sus empresas y a garantizar los empleos de millones de trabajadores. Yo creo que empatizando con las empresas, bajando los impuestos y trabajando desde el gobierno en crear empleo, creo que se podrán salvar muchos puestos de trabajo. Pero, si en lugar de seguir esa senda, se demoniza al empresario y al que tiene una empresa, en definitiva a los empleadores, pues se perderán más empleos y la crisis se agudizará. Luego tendríamos que poner en marcha una suerte de paraguas de protección social para aquellos que han perdido sus empleos y han sido los más golpeados por la crisis. También, y en la misma dirección, hay que realizar un trabajo en aquellos sectores más golpeados por la pandemia, como la hostelería, que ha sido de los sectores más perjudicados, de tal forma que muchos trabajadores que trabajan en ese sector puedan integrarse en otras áreas productivas, como las infraestructuras o la construcción, por poner solamente algunos ejemplos.

 

R.A.:¿Crees que este gobierno será capaz de gestionar la grave crisis que ya nos está golpeando a nuestra economía?

R.M.: Yo no lo creo porque ya nos ha demostrado que es un gobierno negligente e incompetente. No tienen ni la capacidad ni ideas para que los españoles se adapten a la nueva realidad que estamos viviendo y, además, mienten, utilizando los recursos que tienen de una forma ideológica y sectaria. Viendo como han gestionado la pandemia, yo no tengo ninguna esperanza de que ahora vayan a ser capaces de liderar una salida de esta crisis. Lo que hay que hacer es que Sánchez, a través de la moción de censura que ha presentado Vox, salga del gobierno porque si seguimos gobernados por este gobierno nos espera un destino aciago e incierto, diría que casi rumbo al desastre. Las únicas medidas que se pueden esperar de este gobierno no ayudarán en nada a salir de la crisis porque estamos en manos de gente al frente del gobierno muy negligente e incompetente.

 

LA SITUACIÓN DE AMÉRICA LATINA

R.A.:¿Cómo examinas la situación de América Latina, vamos en buena dirección?

R.M.: Yo vengo de Cuba, como sabes, y creo que eso me ha dado la experiencia de conocer lo difícil que resultar derrotar a los regímenes totalitarios. Venezuela es una caso parecido porque realmente quienes están al frente de esa dictadura son castristas y provienen de la misma naturaleza totalitaria que los que gobiernan en Cuba. Esta es una batalla cultural contra el comunismo, que ha dado los mismos resultados desastrosos en Cuba y en Venezuela, y para dar esa batalla los que creemos en la libertad, en el individuo, en la igualdad en derechos y en libertades, en el progreso, tenemos que defender en esa lucha a la que me refería nuestros principios. El problema reside cuando las elites intelectuales y políticas de algunos países de América Latina, que dicen defender la libertad y la democracia, se acomodan en sus casas y no hacen nada, pensando que  su país no va a llegar a ser lo que hoy son Cuba y Venezuela. Los venezolanos pensaron que nunca iba a llegar lo de Cuba a sus casas y llegó de la peor de las formas, incluso superando al fracasado modelo cubano. Creo que lo tenemos que hacer los demócratas es constituir un frente común que esté dispuesto a confrontar todas estas ideas y dar la batalla cultural, derrotando a las mismas porque que lo único que generan es miseria y pobreza, pero tengo esperanza de que seremos capaces de confrontarlas exitosamente con mucha gente que trabajamos en esa dirección, como los que estamos en Vox, defendiendo la libertad y el bienestar frente a la miseria y a la pobreza.

 

R.A.:¿No crees preocupante el desinterés de la sociedad internacional, incluidos los Estados Unidos, con respecto a lo que está ocurriendo en Venezuela?

R.M.: Yo creo que Trump sí tenía interés en resolver los asuntos de Cuba y Venezuela, pero lo que ha ocurrido es que no ha recibido los apoyos suficientes para actuar en ambos escenarios, incluyendo a Europa, que ha preferido mirar hacia otro lado y cuyas instituciones hacen tímidas condenas pero que a la hora de la verdad no se atreven a apoyar al presidente de los Estados Unidos cuando ha querido llevar a cabo acciones más contundentes para derrotar a esas tiranías. Espero que Trump gane las próximas elecciones en Estados Unidos y que en un mandato en el que ya no tenga que ser reelegido, vuelva a afrontar los asuntos relativos a Cuba y Venezuela, ya que ambos influyen en la región y en sus vecinos, provocando la inestabilidad. También que en los próximos años los europeos y los norteamericanos, o al menos determinados grupos, podamos trabajar para que los venezolanos puedan levantar su voz en una oposición contundente y no dividida, capaz algún día cercano, espero, de derrotar al narcorégimen de Maduro y hacerse con el poder por la vía democrática.

 

EUROPA ANTE LA CRISIS

R.A.:¿Cómo juzgas el papel de Europa en esta crisis, ha ayudado decididamente a España?

R.M: El papel de Europa en esta crisis lo podremos jugar en los próximos tres años porque lo que ha habido hasta ahora es un desconcierto total, por no decir de desorganización y descoordinación. En esta crisis se ha visto que al proyecto europeo le falta mucho, viendo como cada país ha actuado en función de sus propios intereses, cerrando incluso las fronteras sin contar con sus socios. El mercado común, en cuanto llegó la pandemia, desapareció y, por ejemplo, Francia y Alemania no compartían con sus supuestos socios material sanitario que querían para sí mismos. Esta crisis ha puesto de manifiesto las carencias del proyecto europeo y que al final han primado más los intereses nacionales de cada país que el ansia de un proyecto colectivo. Yo creo que todo lo que ha ocurrido nos invita a una reflexión acerca del proyecto europeo y también examinar el destino de  los fondos europeos que se han otorgado para hacer frente a la pandemia. En cualquier caso, tal como siempre hemos pensado desde Vox, creo que será necesario en el futuro una reforma del actual modelo europeo en la forma en que está concebido ahora, volviendo a los valores originarios, tales como la libertad, el mercado común pero sin penalizar a determinados países, como a España con la agricultura y la ganadería, y la igualdad de oportunidades, por citar tan solo algunos de los valores a defender. Yo creo que vienen unos años por delante en que habrá que redefinir el proyecto europeo y ojalá esta crisis sea una buena oportunidad para que sepamos por dónde tenemos que ir, enderezando el rumbo y dando al proyecto europeo la identidad que debe de tener y que lo diferencie de todo lo demás.

 

R.A.:¿Qué nos espera en España ante el nuevo curso político?

R.M.:La moción de censura presentada significa que Vox se coloca en una oposición frontal a Sánchez y les planteamos a los demás partidos del parlamento en que bando están, si a favor o en contra del gobierno. Los partidos tendrán la ocasión en esta moción de censura de posicionarse acerca de con quien están y retratarse. Tenemos todavía tiempo y esperemos que se sumen más partidos a esta moción de censura porque es fundamental para el futuro de España cambiar de gobierno. No podemos seguir liderados por Sánchez. Estamos en un momento de gran fragilidad en el país y Vox considera que deberíamos ir a un gobierno de concentración nacional con competencia y formación, que representara a todos los españoles, y que pusiera por delante los intereses de España y no de los partidos. Nosotros no estamos hablando de una moción de censura de Vox, sino de un proyecto para sacar a España adelante con una visión de futuro anteponiendo los intereses nacionales a los de los partidos, como ya he dicho antes. Vienen años muy difíciles para España y es primordial estar liderados por los mejores, por aquellos que entiendan que los intereses de todos los españoles deben ser parte fundamental en la política de nuestro país frente a aquellos que defienden una agenda ideológica y sectaria, como es el caso de Sánchez y sus socios de gobierno.