La situación de los militares en América Latina analizada por el FID

La situación de los militares en América Latina analizada por el FID

El pasado jueves 23 de octubre el Foro Ideas Para la Democracia (en adelante FID) organizó una mesa y conversatorio bajo el título La situación de los militares en América Latina hoy. Siguiendo el formato, ya clásico, del FID el panel se organizó alrededor de las siguientes personalidades y sus respectivas ponencias:

- El ex Mayor de Caballería del ejército argentino y fundador del Foro Buenos Aires, el Dr. Jorge Mones Ruíz.

- El ex Almirante de la Marina del Perú, Dr. Luis Giampetri, quien también fuera Vicepresidente de la República del Perú durante el segundo gobierno de Alán García y quién fue capturado por el MRTA durante 126 días en la toma de la residencia del embajador de Japón en el Perú.

- El profesor e investigador Universidad Andrés Bello de Chile, Dr. Fernando de la Cuadra Valenzuela.

- La mesa directiva también contó con la presencia de Miguel Andrés Fierro Pinto (fundador de “Un millón de voces contra las FARC”) y Ricardo Angoso (periodista y Presidente del FID) quienes hicieron sus veces como moderadores del evento.

EX MAYOR DE CABALLERÍA JORGE MONES RUÍZ

Jorge Mones Ruíz inició su exposición señalando la cantidad de elementos positivos que han venido uniendo a todos los países de la región: el idioma, la historia, la religión y la madre patria común;  lamentando también que desde la década de los cincuenta, todos los países de la región han sido víctimas de la agresión marxista internacional dirigida por la URSS y comandada en esta parte del planeta por el “portaviones marxista caribeño que representa Cuba”.  A partir de la Revolución Cubana protagonizada por Fidel Castro, en 1959, se han sucedido las acciones terroristas en todo el continente con el fin de desestabilizar gobiernos democráticos.

El Mayor Mones señaló que bajo el pretexto de desestabilizar gobiernos militares en pro de la democracia y la libertad, las acciones terroristas se sucedieron desde 1959 hasta la década de los 70 en Argentina. Si bien las guerrillas fueron vencidas en el plano militar, guerra continúa en el plano político. Tras derrotar a los grupos guerrilleros militarmente la persecución de los militares se inició en el plano político, en el plano social, por parte de los medios de comunicación, la cultura… cristalizando una batalla social que hasta ha osado cambiar el relato histórico.

Destacaba el mayor Mones que un pesimista, no es más que un optimista con información: Si conozco la realidad voy a tener elementos para de manera racional tener la capacidad de decidir correctamente y revertir la situación. Sin embargo, para el ex Mayor, hoy en Argentina asisten a lo que podría llamarse una venganza terrorista contra los militares que batallaron la guerra militar, comandada desde la institucionalidad.

EX ALMIRANTE DE LA MARINA LUIS GIAMPETRI

El Dr. Giampetri inició dando cuenta de los distintos movimientos terroristas de tendencia marxista que han azotado al Perú durante la década de los 50, 60 y 70.

Según el almirante, el MRTA y Sendero Luminoso fueron los dos grandes grupos terroristas que más daño hicieron al país. La diferencia entre ellos, radica en que Sendero Luminoso nunca respondió a la estructura castro-cubana sino que se preocupó y ocupó un espacio ideológico diferente, y que está más vinculado a lo que descuidaron primero los padres de familia: la comunicación con los hijos.

Giampetri dio cuenta de cómo en Perú se ha borrado una etapa de la historia que es la que relata los más de treinta mil millones de dólares en pérdidas que causó Sendero Luminoso con sus atentados, los coches bomba, los toques de queda…

El ex Vicepresidente relató cómo Sendero Luminoso de manera paralela a sus acciones terroristas, trató de fundar una nueva república en la cual iba a construir un nuevo Estado llamado Nueva Democracia y que por medio del adoctrinamiento sistemático iba a construir una nueva sociedad que borraría todo aquello que tuviera que ver con la ilustración. Sendero Luminoso desde la Universidad de San Cristóbal de Huamanga y otras instituciones educativas adoctrinaron a miles de niños y jóvenes en sus teorías sociopolíticas.

Siguió su ponencia apuntando a la problemática de algunas mal llamadas ONG defensoras de derechos humanos y que han protagonizado las persecuciones contra los militares. Denunciaba Giampetri que de manera similar a las persecuciones que se han venido produciendo en países como Argentina, Colombia y Chile. Tanto es así que según el ex almirante de la marina peruana, algunas de estas ONG han becado jueces y fiscales con el fin de adiestrarlos en la acusación y condena de militares y policías.

Cerró su exposición arrojando datos cuanto menos significativos: en los últimos años se han condenado a más de 2000 militares, muchos de ellos con penas de más de 30 años, mientras no hay un solo guerrillero con cadena perpetua (exceptuando el caso de Ismael Guzmán). De los 7000 guerrilleros capturados, tan sólo 300 siguen en la cárcel. Todo ello para dar cuenta de un abuso de la justicia que debería llamar la atención de los civiles de los países de la región.

PROFESOR DE LA CUADRA

El Dr. de la Cuadra quiso iniciar su exposición señalando las peculiaridades de su país, Chile. Chile es un país significativamente menor en términos de población y por ello las cifras suelen ser menores por ejemplo en comparación con Colombia o Argentina.

El experto se remontó a la década de los 40 cuando en Chile hubo tres gobiernos consecutivos del Frente Popular donde el apelativo popular, por fortuna, no tuvo, ab initio, la connotación que tuvo en otros países. Tanto es así que el punto gravitante del Frente Popular chileno fueron la clase media y el Partido Radical de tendencia socialdemócrata, donde se observaba una tendencia intervencionista del Estado en los términos del New Deal de Franklin Delano Roosvelt, como respuesta a la crisis económica del 29. Se produce desde ese entonces una paulatina apropiación monopolística de la vida política nacional por parte de los partidos políticos que resultó una suerte de partitocracia que, a su vez, alentó a los socialistas de tendencia marxista. Ya en 1967 se celebró un Congreso del Partido Socialista donde en sintonía con la Internacional Socialista, Salvador Allende reconoció la legitimidad de todo tipo de luchas para alcanzar el poder. Es en ese entonces cuando la moderación chilena se cubanizó.

Allende reformó la educación tornando el modelo educativo un modelo de adoctrinamiento para los jóvenes chilenos, cuestión a la que se opusieron los partidos de la oposición. Desde ese entonces el gobierno de Allende protagonizó las permanentes transgresiones del orden constitucional y el incumplimiento de las sentencias judiciales que condujeron a la declaración de no viabilidad del gobierno por parte de la Cámara de Diputados y la Corte Suprema. Todo ello llevó a que las Fuerzas Armadas intervinieran el 11 de septiembre de 1973 en lo que de la Cuadra denomina una “respuesta patriótica de las fuerzas armadas para acabar con la ingobernabilidad del país que adolecía de inflación, bandas armadas y más de veinte mil guerrilleros de todos los países del continente”.

Es significativa y reveladora la cuestión que rodea las cifras de los muertos por la violencia política durante el golpe. Inicialmente la prensa extranjera habló de 200.000 muertos, al cabo del año del golpe las cifras que se manejaban eran 100.000 asesinados. Diecisiete años después y por medio de la Comisión Parlamentaria de Verdad y Conciliación, integrada básicamente por políticos de izquierdas, concluyó que durante el golpe murieron 2.700 personas. 

Cuadrado señalo los aciertos en políticas económicas que protagonizó el gobierno militar, que fue merecedor de ser llamado, por parte de Bill Clinton, “la perla de Latinoamérica” para dar cuenta de las expectativas de progreso económico que sembró el gobierno de Pinochet.  Es el “secuestro real” de Pinochet en Londres en el año 2001enmascarado en forma de arresto que exhortó el juez Baltasar Garzón, el hito que servirá para debilitar a las Fuerzas Militares y que sienta las bases para el inicio de la persecución judicial contra este colectivo.

Para Cuadrado, la situación no presenta bisos de mejora, más bien al contrario. El Presidente Piñera presuntamente de derechas, si bien gobernó bien económicamente el país sólo agudizó la persecución contra los militares que protagonizaron el golpe en 1973.

El conversatorio del FID cerró con el habitual turno de preguntas del público que sirvió para que intervinieran personalidades de la talla del General Bonet (Colombia) y Sergio Tapia Tapia (Perú) quién ha defendido a militares en su país y también al Estado peruano ante el Sistema Interamericano de Derechos Humanos.