«La clave de la resolución del problema de Chipre no depende solamente de nosotros», asegura embajador Mavrommatis