El paro del 4 de diciembre en Bogotá, otra vuelta de tuerca del castrochavismo